Cómo ensartar una aguja y no morir en el intento

"Era una aventura caminar con ella agarrado de su mano en esas frescas tardes cumanesas para ir a buscar el pan cuyo aroma marcaba el camino desde la casa penetrando lo más profundo de mi ser... "

Carlos Bauza
April 13, 2011

Estoy sentado en mi butaca preferida tratando de ensartar una aguja con un hilo de algodón color café que necesito para coser un botón de mi pantalón bermudas que se descosió durante la última lavada. Es una butaca grande y cómoda de cuero blanco donde normalmente me siento a ver televisión. Mientras lo intento me concentro entre mis dedos de la mano derecha que sostienen el casi imperceptible hilo con la punta lo menos deshilachada posible para que no choque con los lados del casi invisible agujero por donde me propongo introducirlo. Mi mano izquierda sostiene la delgada aguja de acero inoxidable que trata de negarse a ser penetrada por el hilo que una y otra vez intento hilvanar. Es un ejercicio de destreza, concentración y sobre todo vista que ya al pasar de los años denota el cansancio de los que ya no tenemos quince primaveras como antes. Una gota de sudor me hace cosquilla al rodar cuesta abajo por mi mejilla por lo que mi mano derecha tiembla y sale disparada a detener la gota y a rascar la cara. Humedad que aprovecho nuevamente para afinar la punta del hilo para supuestamente hacer más fácil su hilvanado. Uno, dos, tres intentos y nada, la precisión es perfecta pero el hilo de dobla al golpear algunos de los lados del agujero que pareciera tener un sello invisible que evitará la entrada del hilo ya mojado de tanto salivar.

Entre intentos veo por la ventana en un día de cálida primavera que detona que afuera el sol hace de las suyas calentando y calentando el día, mientras los pájaros saltan de árbol en árbol con sus canticos de amor productos de tan reproductiva fecha. Se me cayó la aguja sobre el pantalón bermudas color café que tanto amo, no sé donde esta pero está ahí, así que me muevo con mucho cuidado para no terminar ensartado por ella, revisando cada sección del pantalón como si de buscar una aguja en un pajar se tratara. Un olor a pan horneado invade mi sentido del olfato trasladándome inmediatamente a mi niñez, es un olor muy particular no es cualquier pan, seguramente es un pan de huevo como aquellos que hacían en Cumaná y que mi tía abuela Ana Mercedes, Tiita como le decía yo, mandaba hacer en la panadería de Cayo Cova al lado de la embotelladora de la Coca-Cola, allá en plena avenida Bermúdez. Tiita agarraba un huevo de los más grandes que tuviera en su cocina y lo llevaba con sumo cuidado hasta entregárselo al panadero, quien horas después le entregaba el preciado botín producto de amasar y hornear. Era una aventura caminar con ella agarrado de su mano en esas frescas tardes cumanesas para ir a buscar el pan cuyo aroma marcaba el camino desde la casa penetrando lo más profundo de mi ser, mientras a escondidas al llegar a la cocina me iba comiendo el tierno corazón del pan calientico recién sacado del horno sin que ella ni nadie se diera cuenta.

Web design and eCommerce Solutions by Carlos Bauza

Diseñamos y desarrollamos soluciones de e-Commerce para sus productos y servicios, así como el desarrollo y optimización de sus Marketplace Channels. Contácteme al 305-965-2497 y permítame hacer de su negocio un verdadero online business.

Por fin he conseguido la aguja escondida en uno de los dobleces del pantalón bermuda color café que tanto me gusta, aquí está. Ahora debo tener un poco de más cuidado a ver si atino ensartarla con el hilo. Uno, dos, tres intentos y nada, se resiste, se resiste pero no más que yo en lograr tan preciado objetivo. Mi gato Tophy aprovecha de vez en cuando en restregarse ronroneando por mi pierna como preguntándome ¿qué haces ahí? desde hace tanto tiempo dándole vueltas y vueltas a un hilo que seguramente distingue él mejor que yo. Cuando era pequeño Tiita me pedía que la ayudara a ensartar la aguja con que cosía y yo lo hacía en un dos por tres, era cosa de segundo poder hacer lo que ahora me lleva un buen rato por lo que hoy hace mas de 40 años de aquellas aventuras en la casa grande de Cumaná, comprendo lo que ella sentía al no poder hacer algo tan simple como ensartar una aguja. Tiita murió a los 85 años el 4 de agosto de 1995 rodeada de todos sus seres queridos. ¡Tophy quédate tranquilo! no me muevas porque no puedo ensartar la aguja, por favor anda a jugar con tus cosas, anda, anda juega con tus cosas y Tophy quien a veces responde como un humano sale caminando hacia el estar mientras ahora mi teléfono repica. Uno, dos, tres repiques mientras me paro con cuidado para no botar nuevamente la tan preciada aguja y logro atender mi celular. ¿Madre como estas? identificando la voz inconfundible de mi mamá mientras veo su foto reflejada en la pantalla de mi teléfono celular.

Conversar con mi mamá por teléfono es como estar sentado con ella tomando el café en las tardes hablando de todo tipo de cosas, es un placer hacerlo por lo que nunca apuro la llamada y dejo que sea ella quien ponga fin a tan agradable conversación. Es mi mamá, ya está algo mayor, cumplió 70 primaveras el mes pasado por lo que es un lujo tenerla, así que a pesar de la distancia la disfruto profundamente en cada llamada, en cada recuerdo. Son estas las cosas más preciadas que uno como ser humano tiene y que no tienen precio alguno porque la vida son momento que se suman o se restan pero momentos al fin que te acompañaran hasta el final de tus días. Terminada la llamada me dispongo a sentarme cómodamente en mi butaca preferida de cuero blanco al lado de la ventana por donde los pájaros se ven a lo lejos en sus ritos de amor, para retomar nuevamente mi titánica labor de ensartar una aguja. Mano izquierda la guja firmemente sostenida, mano derecha el hilo ensalivado lo mas derechito posible y sin hilachas, respiro profundamente, tomo aliento y uno, dos, tres intentos y listo, he logrado al fin ensartar la guja con el hilo color café con que coseré el botón de mi pantalón bermudas preferido que se había descosido en la última lavada.

déjame tus comentarios

otros artículos de interés

Un blog de Carlos Bauza, donde el escribir se convierte en una forma divertida e interactiva de compartir mis ideas y donde solo tu opinión es tan importante como el contenido mismo del blog. Así que déjame tus comentarios en cada artículo de tu preferencia e invita a tus amigos a leer mis artículos. Gracias...

Microsoft Nuestro aliado en tiempos de pandemia
Microsoft Nuestro aliado en tiempos de pandemia
LEER ARTICULO
Una Cosa Son Los Amigos y Otra Cosa Son Los Seguidores
Una Cosa Son Los Amigos y Otra Cosa Son Los Seguidores
LEER ARTICULO
Amazon e-Commerce y COVID-19
Amazon e-Commerce y COVID-19
LEER ARTICULO
Simplemente Valentino
Simplemente Valentino
LEER ARTICULO

Subscribe to our monthly newsletter

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

follow us on

Carlos Bauza Logo. El apellido Bauza es de origen mallorquín con registros desde 1200, con dos casas solariegas, una en el lugar de Mayá y la otra en el Pujol de San Juan de Sineu. Todos los nobiliarios hacen descender a esta familia de Fulqueto Burzán, que formo parte de la conquista de Mallorca y le tocó en el reparto general de las tierras la alquería Algerir, de tres yugadas, en el distrito de Inca. Juan Bauza., capitán del ejército de don Jaime I de Aragón, el 6 de febrero de 1256, obtuvo privilegio de franqueza, extensivo, no tan sólo a todos sus sucesores, sino también a todos los que llevaran el apellido Bauza. Jaime, en 1285, fue uno de los mas allegados al rey don Juan II, siguiendo la suerte de este monarca cuando don Alonso III de Aragón le quitó el reino de Mallorca. Pedro Bauza, en la misma época, prestó juramento de fidelidad al rey don Alonso III, como representante de la villa de Rubinas, hoy Binisalem. Guillermo Bauza, en 1343, prestó igual juramento al rey don Pedro IV de Aragón, como diputado por la villa de San Juan. Domingo Bauza, en 1349, sirvió al rey don Jaime III de Mallorca en la guerra contra don Pedro IV de Aragón y así durante la historia. En 1980, es Carlos Bauza, hijo de doña Mercedes Bauza y don Salvador Boada, nacido en Cumaná, el 28 de octubre de 1963, ciudad llamada Primogénita del Continente, por ser ahi, específicamente en Macuro, donde al almirante don Cristobal Colon, a bordo de su buque, La Santa Maria, piso por primera vez tierra firme en el año del señor 1948 en lo que seria luego llamada America. Qué retoma la heráldica y simplifica el blazon o escudo manteniendo su banda y colores originales llevándolo a la imagen que proyecta hoy día.

Carlos Bauza Logo. The surname Bauza is of Majorcan origin with records since 1200, with two manor houses, one in the place of Mayá and the other in Pujol de San Juan de Sineu. All noblemen descend to this family from Fulqueto Burzán, who was part of the conquest of Majorca and in the general distribution of the lands, the Algerir farmstead, of three yugadas, in the district of Inca. Juan Bauza, Captain of the army of Don Jaime I of Aragon, on February 6, 1256, obtained the privilege of frankness, extensive, not only to all his successors, but also to all those who bore the Bauza surname. Jaime, in 1285, was one of those closest to King Don Juan II, following the fate of this monarch when Don Alonso III of Aragón took the kingdom of Majorca from him. Pedro Bauza, at the same time, took an oath of allegiance to King Alonso III, as representative of the town of Rubinas, today Binisalem. Guillermo Bauza, in 1343, swore the same oath to King Pedro IV of Aragon, as deputy for the town of San Juan. Domingo Bauza, in 1349, served King Jaime III of Mallorca in the war against Pedro IV of Aragón and so throughout history. In 1980, it is Carlos Bauza, son of Mrs. Mercedes Bauza and Mr. Salvador Boada, born in Cumaná, on October 28, 1963, a city called the Firstborn of the Continent, because it is there, specifically in Macuro, where Admiral Christopher Columbus, On board his ship, the Santa Maria, he set foot on solid ground for the first time in the year of the Lord 1948 in what would later be called America. Which takes up heraldry and simplifies the blazon or coat of arms, maintaining its original band and colors, taking it to the image it projects today.

Copyright © 2022 Carlos Bauza - All Rights Reserved
Design & Development by www.carlosbauza.com